Los vacíos del alma se llenan de llanto,
inundando de dolor los caminos del corazón,
las horas transcurren sin encanto,
los días son penas que se llevan mi razón.

Con mis tristezas evoco tu alejamiento,
no comprendo porque te perdí de mi sendero,
iba siempre al pendiente de tu sentimiento,
pero ya tu alma iluminaba otro lucero.

Nunca te pedí que me dijeras que me amabas,
me hubieras dejado solo sin tu presencia,
estaba mejor llorando por tu amor que me negabas,
que hoy muriendo de dolor por tanta ausencia.
Con mis tristezas aumenta la soledad que insiste,
en soslayar el amor que te anunciaba vida,
hoy en la muerte de tu adiós mi alma resiste,
pues al martirio de no verte ya estaba redimida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s